Consolidación de edificios dañados por un terremoto o en ruinas Edificios dañados por un terremoto

/, Sin categorizar/Consolidación de edificios dañados por un terremoto o en ruinas Edificios dañados por un terremoto

Consolidación de edificios dañados por un terremoto o en ruinas Edificios dañados por un terremoto

edifici-terremotati

La necesidad de consolidar edificios, sobre todo los de mampostería, o partes de los mismos, que estén a punto de desplomarse debido a accidentes, terremotos, daños, abandono, causas patológicas o defectos estructurales, requiere una intervención urgente en la estructura, fácil de aplicar y en la que el riesgo al que están sometidos los obreros durante su ejecución sea mínimo y esté controlado.

Generalmente las actuaciones para garantizar la seguridad se realizan por medio de apuntalamientos provisionales, en madera o metal. Sin embargo, para algunos mecanismos de colapso, la aplicación de FRP o SRG permite evitar rápida y definitivamente el posible derrumbe del edificio, trabajando con garantías y realizando trabajos no necesariamente provisionales.

Para los mecanismos cinemáticos de colapso debidos a la oscilación fuera del plano, de las paredes, o de una parte de ellas, muy frecuentes en edificios de mampostería con elementos de empuje, la realización de vendajes o aros externos con FRP o con SRG representa una alternativa eficaz al apuntalamiento “tradicional”. A continuación se examinan algunos casos que se prestan a este tipo de intervención, ilustrando algunas aplicaciones y experiencias.

Consolidación de edificios en peligro. Experiencia del terremoto de Umbria-Marche

Después del terremoto de septiembre de 1997 muchos edificios sufrieron serios daños, lo que suponía un peligro para el tránsito por la vía pública. Con este fin, la Región de Umbría predispuso una serie de medidas de protección para restablecer las condiciones de seguridad del tráfico, siguiendo dos líneas principales: la primera, sin duda la más agresiva, la demolición de edificios inseguros; la segunda la realización de trabajos temporales, con el fin de consolidar edificios de importancia arquitectónica y artística a punto de derrumbarse. Las actuaciones temporales debían ejecutarse rápidamente, adaptarse a situaciones muy diferentes entre sí, y sobre todo, debían poder eliminarse en el momento de la restauración definitiva del edificio.

Para algunos tipos de inestabilidad se optó por utilizar bandas de carbono en una doble capa de 30 cm de alto para evitar el derrumbe de las partes no seguras. En efecto, el uso de materiales de FRP ha dado buenos resultados en la conservación de las cantoneras de los edificios que, al estar sometidos a la acción de empuje de la cubierta estaban a punto de derrumbarse. La disposición de las vendas permitió equilibrar el empuje de las estructuras de cubierta, redistribuyendo las fuerzas a lo largo de las paredes principales.

La elección de estos métodos ha tenido en cuenta ciertas peculiaridades de los materiales utilizados: en primer lugar, la relativa rapidez de la aplicación, que permitió resolver en muy poco tiempo una situación peligrosa; en segundo lugar, pero no por ello menos importante, la posibilidad de que estas intervenciones puedan ser definitivas, lo que supone una ventaja concreta para los propietarios del inmueble, que, durante la realización de las obras de recuperación total, pudieron beneficiarse de estas aplicaciones sin perjudicar en nada el aspecto estético o arquitectónico del edificio.

En efecto, la ubicación por debajo del yeso ayuda a eliminar cualquier rastro de las obras realizadas. Una ventaja indudable es la capacidad de actuar desde el exterior de los edificios, sin necesidad de acceder al interior de inmuebles en ruinas, además de la fácil adaptación de las vendas a perfiles irregulares, como el de los edificios de mampostería dañados, que permite superar obstáculos de cualquier tipo, como bajadas de aguas, cables eléctricos, etc.

Además, esta tecnología permite eliminar el derrumbe por vuelco de elementos alargados que con frecuencia caracterizan el edificio, como chimeneas, u objetos de mayor valor, como espadañas, muy inestables en la fase sísmica.

La protección final con arena de cuarzo para mejorar la adhesión del yeso protege de la acción de los rayos ultravioleta. Hay que señalar que esta intervención no requiere un mantenimiento ni un tensado periódico, como en el caso de tirantes y cables de metal situados en el exterior, muy sensibles a la variación de la temperatura. La reciente incorporación al mercado de productos de tipo SRG supone una gran innovación y aumenta el potencial del trabajo con los compuestos.

En efecto, con un adecuado dispositivo de sujeción, los compuestos SRG, a diferencia de los tejidos FRP, pueden tensarse antes del vendaje. Esta capacidad de ejecutar una intervención activa permite aumentar considerablemente el nivel de seguridad de la zona de actuación. De hecho, el empuje activo permite una resistencia inmediata, que no necesita deformaciones adicionales porque entra en funcionamiento como un freno.

articolo1

articolo2

articolo3

articolo4

CONCLUSIONES

El uso de materiales compuestos, tanto FRP, como SRG ofrece, para algunos tipos de colapso, unas ventajas objetivas de seguridad respecto a las técnicas tradicionales, como puntales metálicos. A continuación se resumen brevemente las principales ventajas:

  • relación coste-eficacia;
  • rapidez en la instalación;
  • ejecución de las obras desde el exterior del edificio, sin necesidad de entrar en un inmueble en malas condiciones;
  • facilidad y sencillez en el transporte de los materiales necesarios para la consolidación con la consiguiente facilidad de acceso, incluso a zonas difíciles, pudiendo no ser necesario el uso de andamios, pues se pueden realizar desde la cesta de la grúa;
  • capacidad de adaptar la intervención a las condiciones particulares, como la presencia de bajantes, cables eléctricos, etc.;
  • no abultan, de hecho, tienen un espesor cercano a cero, en comparación con el apuntalamiento clásico, de manera que no obstruyen las calles y carreteras públicas subyacentes;
  • son completamente reversibles, algo fundamental en el caso de edificios de gran importancia;
  • si lo permite la intervención son obras definitivas, lo que, objetivamente, supone un gran ahorro respecto a las obras de “usar y tirar” con apuntalamiento de madera;
  • en el caso de compuestos SRG es posible aplicar medidas activas por medio de pretensado;
  • si está bien protegido de los rayos UVA, sus características no se desvirtúan con el tiempo;
  • no son sensibles a las variaciones de humedad o temperatura.

ESQUEMAS TIPO DE INTERVENCIÓN

Se presentan a continuación, en términos generales, las modadalides de colocación del vendaje de edificios con el compuesto FRP/SRG para los principales mecanismos de derrumbe producidos por un terremoto en edificios de mampostería. Los mecanismos de colapso presentados se han extraído de las Directrices para la evaluación y reducción del riesgo sísmico del patrimonio cultural, con referencia a las normas técnicas para la construcción – Texto adjunto al Acuerdo núm. 66 tomado en la Asamblea General del Consejo Superior de Obras Públicas en la sesión del 21 de julio de 2006.

Messa-in-sicurezza-con-FRP-10

Nuestro agradecimiento al Ing. Riccardo Vetturini de Foligno (Pg) por su contribución a la redacción del artículo de nuestra sección dedicada a la prevención de daños por terremotos.

icona_pdf  Scarica la brochure in PDF

2017-12-15T05:34:48+00:00
Ir a la barra de herramientas